Cachivaches Mágicos

Cuando dejas de ser niño

Cuando dejas de ser niño-adolescencia

Es casi imposible que te des cuenta cuando dejas de ser niño, ya que crecemos a un paso tan apresurado deseando ser adultos  que incluso olvidamos disfrutar de cosas simples de la vida. Crecer es todo un misterio, de pronto te despiertas un día y te das cuenta que ya tu vida es totalmente diferente, ya no te gusta lo mismo y el cambio es a nivel físico, mental y hasta espiritual.

Claro crecer es un proceso natural por el que todos debemos pasar, no importa cuánto adoremos la época de la niñez es una etapa de la vida que al pasar de los niños atesoraremos y recordaremos, cuando dejas de ser niño es cuando empiezas a extrañar lo bella y simple que era la vida donde la única preocupación era jugar y divertirte. Es bueno recordar que la infancia es la mejor etapa para aprender trucos de magia caseros así como trucos de magia baratos y desarrollar todas estas habilidades creativas.

Cambios que comienzan cuando dejas de ser niño

El primer cambio que se afronta después de la niñez es la pubertad, la época donde creces lo suficiente para dejar de hacer cosas infantiles, pero no tienes la edad suficiente para ser un adulto. Este cambio comienza a aparecer a partir de los 11 o 12 años de edad aproximadamente, con el deseo de querer remodelar la habitación eliminando juguetes y cambiando los colores, se empieza a valorar la privacidad y buscamos de alguna forma poder encontrar un lugar del mundo donde encajar, el primer síntoma que se presenta cuando dejas de ser niño es que el jugar ya parece aburrido.

Además de toda la carga psicológica del asunto sobre crecer, vienen cambios corporales que incluyen vello púbico, nuevas partes del cuerpo desarrollándose, y la segregación de las hormonas que afectan el cuerpo, dando nuevos olores corporales, nuevas sensaciones al organismo, y el extraño nerviosismo cuando se pasa junto al lado de una persona de la que gustamos.

Se puede decir que a la edad de los 13-14 años la adolescencia ya nos quita todo rastro de niñez, a esa edad no hay reuniones de juegos con los amigos, hay fiestas sociales, no deseas la cajita feliz de McDonald’s, deseas poder hacer tonterías como tatuarte sin permiso de tus padres.

Cuando dejas de ser niño tus padres empiezan a avergonzarte porque la opinión de tus amigos es más importante, en fin mental y fisiológicamente, todo tu sistema comienza a cambiar y tu cerebro ya ha dejado tu niñez como un recuerdo, Pero no lo extrañas.

Solo cuando eres un adulto realizado con obligaciones, trabajo, y un millón de cuentas por pagar es cuando se extraña la niñez, ya que recordamos lo bella y simple que era la vida cuando mama y papa se encargaban de todo por nosotros y nuestra única obligación era crecer, no decir mentiras y no hacer cosas malas para recibir regalos en navidad.

Cuando dejas de ser niño notamos que la simpleza de la niñez es una hermosa etapa que no dura para siempre, así que debemos conservarla todo el tiempo que se pueda.

Cuál es la edad exacta cuando dejas de ser niño

Aunque es imposible ser niño después de cumplir 13 años de edad, no es imposible conservar con nosotros una parte de esa chispa de niñez para llevar con calma y sencillez esos días de adultez llenos de problemas y trabajo cansado.

La verdad es que la edad en la que se deja de ser niño varia, se puede decir que la niñez acaba en cuando aparecen los cambios de la pubertad en promedio, cuando se deja de ser niño  las mujeres maduran  más rápido que en los hombres, con la aparición de cambios hormonales.

Estas hormonas son liberadas por etapas al llegar a ciertos estados de madurez fisiológica en el cuerpo, el desarrollo incluso puede ser tardío o precoz dependiendo del tipo de cuerpo, ya que todos los seres humanos no poseen el mismo sistema fisiológico. Aunque está comprobado que las mujeres maduran más rápido que los hombres esto se ve influido por la clase de niñez, los afectos y tipo de crianza.

Para poder lograr una vida plena es necesario disfrutar cada una de las etapas que vivimos, siempre podemos conservar algo de nuestro niño interior con nosotros, cuando se deja de ser niño quedan excelentes recuerdos que nos definen como lo que somos ahora, hay que crecer sin prisa aunque tampoco sin pausa para ser seres humanos plenos y autosuficientes.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail